Ocho problemas que puede evitar una empresa en la administración de su flota

alquiler vehículos , movilidad empresarial

Necesitas que tu negocio se mueva, necesitas vehículos, pero ¿comprarlos es la mejor idea? Quizá no. Déjanos contarte qué deberías tener en cuenta a la hora de pensar en una flota propia y en su gestión.

Tu empresa necesita movilidad. Es necesario transportar empleados o contratistas o producto, quizá algo más. Comprar una flota es la primera idea que surge. ¡Mi compañía necesita carros!, te dices. Pero si haces cuentas, verás que no.

Porque no se trata solo de decidir cuál es el mejor carro para comprar y tramitar un crédito (y pagar las cuotas, claro), si no también pensar en los gastos que vienen asociados con tener un activo para tu empresa.

Además, ¿cuánto tiempo vas a necesitar usar estos vehículos? ¿Un día, una semana, un mes? Hay que tener esos temas claros, porque quizá no te haga falta comprar un carro y en cambio sí puedes encontrar solución a tus necesidades en el alquiler de vehículos, y así puedes destinar los recursos de tu compañía al verdadero core del negocio.

¿De qué gastos estamos hablando? Vamos por partes.

1. No te preocupas por los mantenimientos

Una flota de vehículos, incluso un solo carro, necesita atención: cambio de aceite, revisiones eléctricas y mecánicas, cambio de frenos, rotación de las llantas, balanceo, cambio de filtros… Gastos que tu empresa tendrá que asumir.

Además, tendrás que destinar a alguien que se haga responsable de esa gestión de tu flota, que esté pendiente del kilometraje de cada vehículo, de las reparaciones que necesiten, de su pleno funcionamiento.
¿O puedes hacerlo tú? ¿Es a eso a lo que debes destinar tus esfuerzos?

2. Sabes dónde están los carros en todo momento

carro-ubicacion

Ya que tienes una flota, sería bueno saber dónde están los carros, por dónde circulan, cuánto tiempo pasan detenidos, cuánto en movimiento, cómo está el desgaste de sus partes. La telemetría posibilita tener a la mano esa información.

Esto es una apuesta por la productividad de tu empresa, porque tendrás datos reales que permitirán mejorar los recorridos que debes hacer, por ejemplo.
Son las herramientas digitales las que permiten acceder a esa información, y son también insumos valiosos para construir rutas de desplazamientos o definir los horarios ideales para realizar los recorridos.

Un uso correcto de los datos se verá reflejado en mejoras en las necesidades de movilización de tu compañía.

Te puede interesar: Por qué alquilar carro por días es lo mejor para ahorrar tiempo y dinero.

3. Controla el consumo de combustible

Con los datos que aporta la telemetría es posible saber los tiempos de desplazamiento, las rutas utilizadas, los sitios visitados e, incluso, la manera de conducir de quien está tras el volante y el desgaste en las piezas del vehículo que eso implica en el vehículo.

Pero, quizá más importante para los gastos de tu compañía, la telemetría te permite tener control sobre el consumo del combustible, para evitar costos innecesarios.

4. No tienes carros de más

autos-para-rentar

¿Necesitas un carro? ¿O cinco? ¿O diez? Al dejar la gestión o administración de tu flota en manos de expertos lo que ganas es la solución ideal para tus necesidades de movilización. No es necesario tener carros de más para dejarlos estacionados si puedes, gracias a una correcta gestión, organizar horas, recorridos, rutas, tiempos de espera y reparación, para que no tengas que dejar de moverte. Es decir, puedes acceder a una asesoría que desarrolla la mejor solución para tu compañía.

5. No hace falta que estés pendiente de las fechas de pagos de seguros o impuestos

Hay asuntos que se requieren pagar para evitar problemas con cada vehículo: seguros obligatorios (SOAT) e impuestos. Quienes delegan la gestión de la flota en manos de expertos se despreocupan de esos asuntos que pueden acarrear serios problemas financieros cuando se pasan por alto, por el pago de intereses o posibles sanciones por parte de las autoridades de tránsito.

6. Sabes que tu flota nunca va a parar

gestion-flota-de-transporte

Una correcta gestión de la flota incluye autos de reserva, para que tu empresa no pare de funcionar. La movilidad es parte esencial de la productividad de tu organización y quedarte varado no es una opción que se pueda considerar.

¿Hay un auto en mantenimiento? Tienes un reemplazo para que no se detenga la producción de tu compañía.

Además, la correcta gestión de la flota también incluye autos en buenas condiciones, que funcionen como nuevos y no sufran averías por exceso de uso o falta de mantenimiento.

7. Costos fijos, nada de gastos imprevistos

Una vez defines el servicio con el administrador de tu flota no tienes que preocuparte por gastos adicionales que afecten la liquidez de tu negocio. Recuerda que de los mantenimientos, seguros e impuestos se encarga la compañía que administra tu flota y así los recursos de tu empresa se invierten en las verdaderas necesidades que demanda el negocio.

Te recomendamos leer: Alquilar carro por meses: solución inteligente para cumplir las metas del negocio.

8.  Ni depreciación ni trámites de venta.

renta-vehiculos-empresarial

Listo, no necesitas más de ese carro que tiene tu empresa. O quieres cambiarlo. Ya está, cámbialo. Como los activos que componen tu flota no te pertenecen, no tienes que preocuparte por la depreciación de ellos o por los engorrosos trámites que implica la venta de un vehículo. Que tu tiempo y tu atención sean solo para tu negocio. Deja la administración de tu flota en manos expertas.

tienes dudas sobre localiza

alquile carros para sus empleados
X

¿TE GUSTÓ? SUSCRÍBETE

Suscribirse